Articulos en PDF
PÉRDIDAS EMBRIONARIAS EN UN RODEO DE VAQUILLONAS VACUNADAS CONTRA FIEBRE AFTOSA EN DOS MOMENTOS DE GESTACIÓN
  • Animal
Butler, A.; Alberio, R.H.; Etcheverry, E. y Butler, H.M.
Fecha: Diciembre 2018

La obligatoriedad en la aplicación de la vacuna antiaftosa (VA) para la protección contra esta enfermedad tiene, en algunas oportunidades, cierta contraindicación con otras prácticas de manejo, conspirando contra la mejora de la eficiencia productiva. En este aspecto existen referencias y algunos trabajos de investigación que indican que la aplicación de la VA en determinados momentos de la estación reproductiva o del estado de gestación puede aumentar la mortalidad embrionaria. En esta comunicación se presenta información obtenida de forma no estrictamente experimental pero que parecería coincidir con las publicaciones mencionadas. En un establecimiento ganadero de General Viamonte, provincia de Buenos Aires, por razones de manejo se comenzó el servicio sobre vaquillonas Aberdeen Angus en dos fechas distintas, con 42 días de diferencia entre una y otra (279 vaquillonas en el primer caso y 174 vaquillonas en el segundo). En ambas oportunidades se aplicó un programa de inducción y sincronización de ovulaciones para posibilitar la inseminación artificial a tiempo fijo (IATF). A los 33 días de la primera IATF y 10 días antes de la segunda se aplicó VA a la totalidad de las vaquillonas (grupos V+33 y V-10 respectivamente). La preñez a la IATF en ambos casos fue de 66,6 y 56,8% respectivamente (P<0,036). Ciento treinta días después de la primera IATF se hizo un segundo diagnóstico de gestación, observándose una tasa de pérdidas embrionarias de 16,1 y 3,0% para los grupos V+33 y V-10 respectivamente (P<0,001). En el presente estudio no es posible determinar cuál hubiese sido la tasa de preñez de no haber sido vacunadas las hembras V-10, 10 días antes de la IATF por lo que no es posible discernir si las diferencias de preñez a la IATF entre ambos grupos fue producto de la VA u otra causa. Lo que sí aparece evidente es que las pérdidas embrionarias en las preñeces tempranas podrían atribuirse al efecto de la VA que aplicada a los 33 días de gestación genera grandes y significativas diferencias con respecto a animales no vacunados durante la gestación temprana. En conclusión, este estudio hace pensar que el problema de aplicar la VA en proximidades del período de servicio o durante la gestación temprana afecta negativamente las tasas de preñez disminuyendo la parición en las vacas así tratadas. Esta observación sumada a los de las publicaciones mencionadas indicaría que la autoridad sanitaria debería hacer estudios al respecto o modificar las fechas de vacunación.

 

Consulta Sobre Esta Nota
Nombre *
Email *
Consulta *
auspiciantes

Empresas que nos apoyan

Go To Top